Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Reunión con Empleadoras y Trabajadoras del Hogar, evento organizado por STyFE

Publicado el 14 Noviembre 2017
Discurso 39, 2017.

Dra. Teresa Incháustegui Romero
Directora general del Instituto de las Mujeres de la CDMX
Reunión con Empleadoras y Trabajadoras del Hogar, evento organizado por STyFE
Club de Banqueros de México

“El trabajo doméstico y del hogar se debe plantear como un tema de unidad económica y de políticas de cuidado donde haya corresponsabilidad del Estado en materia fiscal”

Gracias, buenos días.

Desde el Instituto nosotras miramos esta iniciativa, que como bien decía la compañera Ana Laura que me antecedió en la palabra, es un reconocimiento al trabajo de las mujeres y a la importancia que tiene el ámbito del trabajo doméstico en los hogares.

Desde esta perspectiva, nuestro encuadre para el tema del trabajo en el hogar remunerado se inscribe dentro de un modelo de políticas de cuidado que hemos estado impulsando desde el Gobierno de la Ciudad de México.

En este marco, consideramos que el problema del reconocimiento al trabajo doméstico y del hogar como unidad económica que produce bienes y servicios, es un tema que rebasa por mucho el tema de la remuneración concreta de las trabajadoras del hogar.

El tema plantea la exigencia de visualizar al hogar como una unidad económica. Hasta este momento el enfoque liberal es que cada quien en un hogar, si hay dos perceptores de ingresos, como es el modelo más extendido en la Ciudad de México, en el que tanto el papá como la mamá ingresan recursos o a veces hay hasta cinco perceptores en el hogar, resulta que cada quien paga impuestos de manera individual.

No está reconocido el hogar como una unidad económica y en el momento en que pagamos impuestos, cada quien paga y si pudiéramos agregar todo lo que pagamos, damos una cantidad exorbitante de recursos por esa vía individual.

Por eso, el planteamiento desde el Inmujeres, en este modelo de políticas de cuidado, es insertar el tema de la remuneración del trabajo del hogar dentro del tema de la unidad doméstica, como una unidad productiva, de manera que al igual que cualquier empleador por dar empleo puede descontar en sus impuestos, el impuesto del empleo, porque si no se va a convertir en un gasto más para los hogares, que además no va a tener ninguna compensación fiscal, para ningún hogar es atractivo aumentar sus costos si no tiene manera de compensar.

Desde esta perspectiva el Estado debe reconocer al hogar como unidad productiva, compactar ingresos de las familias para que en los ingresos se puedan descontar también una serie de gastos y tener políticas de familia que permitan compensar esos gastos y compensar todos estos costos;

Pensar en un modelo de bienestar nuevo, en donde no sea solamente el bienestar de un sector frente al costo de otro, sino es “ganar, ganar todos”, en ese modelo y no pensar en que cada quien individualmente lo va a resolver. Eso no es una política viable porque implica más costos para el hogar.

Entonces hay que voltear el tema y plantearlo como un tema de políticas de familia, de la unidad doméstica, del hogar como una unidad económica y de políticas de cuidado donde haya corresponsabilidad del Estado, también en materia fiscal, frente a estos acontecimientos.

Es hacia donde tenemos que tender, porque un modelo liberal donde cada barco cargue su vela no es un modelo atractivo, ni crea solidaridad social, ni solución, ni bienestar para todos, que me parece que es hacia donde tendríamos que caminar, sobre todo si estamos pensando en políticas alternativas al modelo actual.

Gracias.

--oo0oo--