Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Foro Experiencias de aprendizaje: Inmujeresdigital

Publicado el 06 Julio 2018

Discurso 13, 2018

Dra. Teresa Incháustegui Romero Directora general del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México Foro Experiencias de aprendizaje: Inmujeresdigital Sala de capacitación del Inmujeres CDMX


¿Qué tal, cómo están? ¿Todas y todos son estudiantes de los cursos del Instituto?

Vienen de INVEA, Metrobús, Servicios Metropolitanos, Evalúa DF, del CIDE, de la Procuraduría General de Justicia, de la delegación Xochimilco y Venustiano Carranza.

¿Qué cursos han tomado? ¿Les gusta nuestra plataforma? ¿Consideran que son fáciles y amigables? ¿Tienen problemas con la plataforma o con el curso? ¿Las instrucciones se entienden bien?

Nos da gusto ofrecerles estas herramientas que nos facilitan a todas las personas tomar los cursos. En el Inmujeres somos poquitas y no nos podemos multiplicar para satisfacer todas las necesidades de formación que tenemos.

Como personas servidoras públicas tenemos la obligación, como si trabajáramos en una empresa, de conocer los productos y saber cuáles son sus bondades, para qué les pueden servir a las personas. No sé si alguna vez han sido vendedores, no podemos vender si no sabemos lo que ofrecemos, hay que saber en qué puede ser útil ese producto al cliente.

Pues las ciudadanas y ciudadanos son nuestros clientes, pero a veces los gobiernos tenemos la idea de que nosotros tenemos la solución, la varita mágica, lo que los otros necesitan y hasta nos damos el lujo de reclamar y negar un servicio o ponerles mala cara, cuando nuestra obligación es decirles: “nosotros aquí estamos, tenemos esto para ustedes”.

Por eso pedimos su ayuda, para que lo que hagamos sea mejor, nos demos por bien servidas, porque el tema con los gobiernos ineficientes es que nos mordemos la cola, porque nosotros también somos ciudadanos y ciudadanas.

Entonces, nos estamos causando daño, con la propia mano agarramos una daga y nos la ponemos en la espalda, porque al mismo tiempo que somos parte del problema, somos parte de la solución.

Nos tenemos que formar, estar actualizados, saber qué es lo que tenemos que agregar a nuestros servicios para que sean pertinentes, para que la gente diga: sí me sirve lo que me dijiste, lo que me ofreces, sí me estas ayudando.

Cuando nosotras hacemos algo y la gente dice: “la verdad es que cuando usted llegó, habló conmigo y me mandó para allá se me abrió el cielo”. Cuando estamos apurados, agradecemos a quien nos da un respiro.

Estos temas en los que nosotras estamos, son temas sensibles para la población. Hay una parte que tenemos que hacer, que es apropiarnos de los principios, los valores, los mecanismos, que desde la perspectiva de género, son necesarios para agregarle a nuestros productos, para que sean pertinentes y adecuados para las mujeres, las niñas, las adultas mayores y las indígenas, porque cada quien tiene una talla, cada persona es un caso y depende si es adulta mayor, si es niña, si es adolescente, si tiene una discapacidad, depende de sus situaciones.

Es como si vendiéramos ropa y toda fuese unitalla, nosotras tenemos que hacer trajes a la medida cuando estamos atendiendo a las personas, usar los recursos que tenemos para ofrecerle algo que sea a su medida, para lo que necesite y la perspectiva de género nos ayuda a mirar eso que no vemos, porque a veces nos han acostumbrado en el gobierno a ser tan cuadrados que decimos eso es lo que hay, si les sirve bien si no pues adiós, lo que genera el enojo de las personas que acuden a pedir apoyo.

El tema es que a través de estos cursos podamos tener esa sensibilidad y adiestramiento para afinar lo que tenemos de acuerdo a la necesidad de las mujeres, de las niñas, de las adultas mayores.

Para esto son nuestros cursos y quisiéramos que fueran sencillos, claros, útiles, que ustedes digan, esto sí me abonó, aprendí algo más, sentí que se me prendieron foquitos en la cabeza y que le dé a uno apetito, las cosas que le caen bien a uno, quiere uno más.

El conocimiento, el saber, la información útil, pertinente y que nos sirve, nos tiene que suscitar apetito: me gustó, quiero saber más, me encendió una chispa, esa es nuestra intención con los cursos, que tengamos esa identificación, que nos veamos ahí en las cosas que nos están mostrando, que veamos nuestra labor y que veamos una herramienta que nos sirve.

Ese es el criterio que quisiéramos que ustedes aplicaran hoy para mirar esta evaluación y para hacernos recomendaciones de mejoras, para decirnos: esto sí, esto no lo entendí, me gustaría que tuviera otros colores, que fuera más ligero, que tuviera más información, que tuviera una parte para resolver dudas, esto es importante para nosotras.

Ustedes son quienes, además de ser los destinatarios de estos cursos, nos pueden dar en retroalimentación esa opinión que nos va a servir para mejorar, para que estos cursos puedan ser más eficientes, que las personas los quieran, los pidan, no que a los dos días se aburran, que sea algo que se pregunten ¿cuándo sacan uno nuevo? ¿Qué más tienen?, es decir, que haya interés y sentido de que nos estamos formando, nos está sirviendo, nos está enriqueciendo.

Les agradezco mucho que hayan tomado un rato de su mañana para apoyarnos, tengan la seguridad de que sus aportes serán de mucha utilidad y valor para nosotras.

Muchas gracias.